¿Qué beneficios reciben las aves que se alimentan de germinados?

Los pájaros sanos tienen una resistencia natural contra las enfermedades. Una dieta rica en nutrientes favorece el sistema inmunológico y ayuda a tener una buena salud. Al proporcionarles a tus pájaros una nutrición superior mediante germinados, les ayudas a que dispongan de una salud fuerte, aumentar su longevidad y su bienestar emocional.

Las semillas germinadas poseen dos cualidades: Son alimentos vivos hasta el mismo momento en que son comidos y están llenos de energía vital, con una variedad de nutrientes que no estan disponibles en otros alimentos.

¿Qué proporcionan las semillas germinadas?

El proceso de germinación genera e incrementa la presencia de vitaminas. En concreto, los germinados incrementan exponencialmente el contenido de las vitaminas C, B1, B2, B5 y B6. Los germinados también aportan una gran cantidad de antioxidantes y los minerales se combinan más fácilmente con la proteína, de forma que hacen que el cuerpo pueda asimilarlos y utilizarlos mejor.

Además, los germinados son la fuente más abundante de enzimas disponibles en alimentos crudos, lo que facilita la digestión. Las cantidades de enzimas presentes en los germinados puede ser de 10 a 100 veces mayor que la que ofrecen otros alimentos frescos como frutas y verduras.

Por todo ello, los germinados son importantes en la dieta de nuestros pájaros, sobre todo en la época de cría.

Para germinar las semillas, primero deben ponerse en un colador y lavarse bajo el grifo, seguidamente se esparcen en una toalla seca para retirar la humedad. Posteriormente se pueden esparcir en servilletas de papel húmedas o una arpillera extendida sobre bandejas de cristal o plastico. Los recipientes deben estar en una estancia con luz  indirecta y temepratura no extrema.

Diariamente debemos humedecerlas varias veces con un pulverizador y al cabo de pocos días saldrán los brotes que ya podremos dar a nuestros pájaros.

Otra técnica extendida entre los avicultores es la de dejar las semillas en el colador y lavarlas bajo el grifo varias veces al día para mantener la humedad. Las semillas deben taparse con un paño humedo para evitar la sequedad de las selmillas de arriba. Adicionalmente y en uno de los lavados, puede añadirse líquido antifúngico especial para ornitología para evitar la presencia de hongos.

Una vez que nuestros pájaros ya han comido el germinado, éste debe retirarse a las pocas horas, sobre todo en estaciones cálidas, ya que el calor facilita la presencia de hongos.

Diamante de Gould